La agricultura europea aún no está preparada para el cambio climático

La Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA) dice que Europa no está bien preparada para las consecuencias del cambio climático. El informe advierte sobre los riesgos que plantea el cambio climático, que van desde fenómenos meteorológicos extremos hasta cambios en los ecosistemas y la propagación de enfermedades.

Uno de los aspectos más importantes del cambio climático es su impacto en el sector agrícola. Un informe de la Comisión Europea destaca que la ganadería es uno de los sectores más vulnerables a los efectos del cambio climático. El sector enfrenta desafíos como los cambios en los patrones climáticos, el suministro de agua y la seguridad alimentaria.

La urgencia del cambio climático también es reconocida en los Países Bajos. Según un informe del EU, los Países Bajos se han convertido en un foco de desastres climáticos. Esto plantea importantes desafíos para los Países Bajos en las áreas de gestión del agua, protección contra inundaciones y conservación de la biodiversidad.

Estos hallazgos están subrayados por un análisis reciente de los riesgos del cambio climático en Europa. El informe destaca la necesidad de una estrategia integral para abordar el impacto del cambio climático, incluidas medidas para aumentar la resiliencia de los sistemas agrícolas y acelerar la transición hacia prácticas sostenibles.

El Comisario de Clima, Wopke Hoekstra, indicó la semana pasada que Europa aún no está bien preparada para las consecuencias del cambio climático. Por eso la Comisión Europea está preparando una nueva estrategia para afrontar mejor esta situación. Se espera que esta estrategia tenga como objetivo fortalecer la resiliencia de la sociedad europea y estimular la innovación en el campo de la adaptación al clima.

En la Comisión de Agricultura del Parlamento Europeo, Hoekstra defendió los planes del EU para eliminar prácticamente progresivamente las emisiones de gases de efecto invernadero hasta 2040 (=clima neutral). Todos los sectores empresariales de los países del EU tendrán que participar en esto, incluida la agricultura y la industria alimentaria. Y no sólo agricultores y productores, sino también clientes y compradores (= enfoque en cadena).

Hoekstra también enfatizó que la Comisión Europea, a través del Diálogo Estratégico de la presidenta Ursula von der Leyen, ha optado por "consultar con iedereen por adelantado, siempre que esté claro que en última instancia tenemos que hacer algo". El cambio climático no va a desaparecer. No hacer nada no es posible', dejó claro. 

Pero Bruselas deja la cuestión de cuánto tendrá que contribuir la agricultura a esto al nuevo Parlamento Europeo y a la nueva Comisión Europea; No empezarán a hacerlo hasta 2025 como muy pronto.