EU investiga megafusión en mercado internacional de materias primas

Las autoridades de competencia de la Unión Europea pronto tendrán que decidir sobre una importante fusión en el mundo del comercio internacional de materias primas. Uno de los mayores comerciantes de materias primas del mundo, Bunge, con sede en Estados Unidos, quiere adquirir su par canadiense Viterra. 

Llevar a cabo esa fusión acercará aún más a la nueva empresa al tamaño de los dos mayores comerciantes de materias primas, ADM y Cargill. La Comisión Europea aún debe investigar esta fusión, que ya ha sido aprobada por los accionistas de Bunge y Viterra.

El mercado internacional de productos alimenticios se ha concentrado cada vez más en los últimos años. Desde 1990, las autoridades de competencia del EU han investigado un total de sesenta fusiones y adquisiciones en las que participaron las cinco mayores multinacionales del mundo. Con una excepción, todos fueron aprobados. 

Las cinco más grandes (ADM, Bunge, Cargill, COFCO y Louis Dreyfuss Company) tienen juntas el monopolio del mercado mundial de alimentos básicos como cereales, maíz, soja y azúcar. Han triplicado sus beneficios en los últimos tres años. Esto se desprende de un nuevo estudio (Hungry for Profits) realizado por SOMO, una fundación privada con sede en Ámsterdam que realiza investigaciones sobre empresas multinacionales.

Para 2022, los beneficios de los cinco actores mundiales se habrán triplicado en comparación con el período comprendido entre 2016 y 2020. Según SOMO, estos 'Cinco Grandes' controlan entre el 70 y el 90 por ciento del comercio mundial de cereales comerciales. Además, tienen mucho control sobre los mercados de exportación de soja más importantes (Brasil, Estados Unidos, Paraguay y Argentina). 

La investigación de SOMO afirma que la Comisión Europea puede poner fin a la tendencia a una mayor monopolización. Según SOMO, la investigación de EU podría centrarse en la formación de precios y el poder de mercado que puede ejercer un nuevo mega actor en la industria alimentaria. 

Los investigadores de Somo dicen que es inquietante que las empresas hayan podido triplicar sus ganancias en tiempos de hambre y crisis aumentando los precios de los alimentos.