Gripe aviar H5N8 en Rusia por primera vez de animales a humanos

Foto de chatnarin pramnapan en Unsplash

En una granja avícola en el sur de Rusia, siete empleados están infectados con la variante de la gripe aviar H5N8. Es la primera vez que se encuentra el virus altamente patógeno en humanos. Hasta ahora, no hay evidencia de transmisión de persona a persona.

Anna Popova, jefa de la autoridad de salud del consumidor de Rusia, dice que la contaminación ha sido confirmada en pruebas de laboratorio. Los rusos luego informaron a la Organización Mundial de la Salud OMS.

El virus se encontró en empleados de una granja avícola donde se informaron brotes de H5N8 a fines del año pasado. Popova describió los casos en humanos como "leves", según la agencia de noticias rusa Interfax.

“El virus se puede transmitir de aves a humanos, ha superado la barrera entre especies”, informó Popova. Esta variante del virus de la influenza aún no se ha transmitido de persona a persona. Solo el tiempo dirá qué tan rápido las mutaciones podrán superar esta barrera.

El H5N8 se ha encontrado en aves desde 1983 y se han producido brotes de forma regular desde 2014, cuando se encontró en patos reproductores en Corea del Sur. Se han reportado numerosos brotes en todo el mundo en los últimos meses, no solo en Rusia o Holanda, sino también en Francia, Alemania, Italia, España, Reino Unido, China, Japón y Corea del Sur, entre otros.

Los casos de virus H5 en humanos son raros, pero generalmente se encuentran en humanos en contacto con aves enfermas o muertas.

Según la OMS, se han reportado 239 casos humanos de gripe aviar H5N1 en China y el sudeste asiático en los últimos 20 años, de los cuales 134 personas han muerto. Más recientemente, en enero, dos personas en China se infectaron con la variante H5N6 y mataron a una niña de tres años.

"La conciencia de la comunidad sobre los peligros potenciales para la salud humana es esencial para prevenir la infección en los seres humanos", dijo la OMS en una revisión de salud pública para los virus H5. "La vigilancia debe continuar para detectar casos humanos y cambios tempranos en la transmisibilidad e infectividad de los virus".