La Comisión Europea se apega al plan de menos productos fitosanitarios

La mayoría de los grupos del Parlamento Europeo todavía no ven nada en las propuestas de la Comisión Europea para reducir el uso de productos fitosanitarios en agricultura y horticultura e incluso para reducir a la mitad el uso de agentes químicos. 

Pero la comisaria Stella Kyriakides (Salud) dijo ayer a la Comisión de Agricultura que Bruselas ya ha hecho varias concesiones y también quiere ceder en casi todos los demás puntos de crítica. Pidió al Comité de Agricultura que proponga soluciones, en lugar de objeciones, reservas y objeciones.

El portavoz del grupo, Herbert Dorfmann, del PPE, dijo que las dos controvertidas propuestas de restauración de la naturaleza se basan en la falsa suposición de que la producción agrícola puede permanecer igual si se reduce a la mitad el uso de productos químicos. Los democratacristianos no creen que se deba modificar la propuesta, sino que se la retire por completo.

Los socialdemócratas de la facción S&D no llegan tan lejos. Según la vocera agrícola Clara Aguilera García, 'menos química en la agricultura' es simplemente necesaria, y la sociedad también lo quiere. Ella cree que la Comisión debería modificar la propuesta y que primero debería quedar claro lo que la Comisión Europea quiere decir con 'geieden vulnerable'.

El S&D también cree que primero se deben desarrollar y autorizar otros productos fitosanitarios (verdes y respetuosos con el medio ambiente) antes de que Bruselas pueda comprometer recursos.

El comisario Kyriakides dejó claro que los comisarios ahora han renunciado a la 'prohibición total' de las parcelas agrícolas, y que a partir de ahora se pueden utilizar allí los 'medios menos dañinos'. También dijo que el objetivo país por país analizará cuánto han reducido el uso esos países EU.

Ulrike Müller (Renew liberals) dijo que hay 'demasiada ideología en las propuestas de restauración de la naturaleza', y señaló que ahora se está trabajando en 'alternativas', sin tomar ejemplos. Martin Häusling (Verdes) y Anja Hazekamp (Izquierda Unida) dejaron claro que siguen apoyando los planes para reducir el uso de productos químicos en la agricultura.

Hazekamp también recordó que los opositores a las medidas agroambientales continúan recurriendo a las afirmaciones de que la seguridad alimentaria está en riesgo.

"En los últimos años, también han utilizado estos argumentos durante la crisis del euro, el Brexit, la pandemia del coronavirus, la guerra en Ucrania y ahora con la restauración de la naturaleza". No es eso, pero la pérdida de biodiversidad es una amenaza real para la producción agrícola de alimentos, dice.

De las palabras de Kyriakides se puede concluir que el tema del PPP ('Plan de Protección Vegetal') puede convertirse en un escollo para los ministros de la LNV en su Consejo de Agricultura durante el fin de semana del 11 y 12 de diciembre.

Varios países del EU han expresado anteriormente fuertes objeciones allí, pero Kyriakides señaló que hasta ahora ningún país ha votado formalmente en contra. Los ministros de agricultura también tienen muchas objeciones a la falta de un 'análisis de consecuencias', que normalmente se lleva a cabo cuando se introducen nuevas leyes europeas.

Anteriormente, los comisarios Frans Timmermans (Clima), Virginius Sinkevicius (Medio ambiente) y Janusz Wojciechowski (Agricultura) dijeron que tales estudios ya se han realizado y publicado, pero que el Parlamento Europeo y los ministros aparentemente no están satisfechos con ellos.