EU en camino a la admisión de Bosnia y Herzegovina

Bosnia-Herzegovina cumple suficientes normas y criterios europeos para poder negociar con Bruselas su adhesión a la Unión Europea. A esta conclusión ha llegado la Comisión Europea, que ahora propone a los líderes del gobierno del EU iniciar negociaciones sobre este asunto con Sarajevo.

Esta propuesta llega después de un período de años de incertidumbre sobre el progreso del proceso de expansión del EU, especialmente de cara a las próximas elecciones al Parlamento Europeo en junio. 

Durante mucho tiempo hubo voces en los países del EU que, tras la salida (Brexit) de Gran Bretaña del EU, era necesario poner en orden su propia organización antes de poder admitir nuevos estados miembros. En parte por esta razón, las solicitudes de varios países balcánicos tuvieron que esperar años para ser aprobadas.

Esta noticia sobre la posible admisión de Bosnia y Herzegovina llega en un momento en que varios líderes europeos piden ahora que se acelere el proceso de ampliación, tras la decisión de principios de este año de completar la admisión de Ucrania lo más rápido posible, así como de aquellos de Moldavia y Georgia.

La guerra de Rusia contra Ucrania significa que cada vez más políticos del EU creen que los países europeos deberían unir más fuerzas y formar una contrafuerza contra Moscú. 

Aún no está claro el momento de la posible admisión de Ucrania o Bihac (= Bosnia-Herzogowina) u otros solicitantes. En la cumbre europea se hacen declaraciones orientativas al respecto, pero no se toman decisiones concretas.

Sin embargo, los líderes del EU ahora están dispuestos a abrir la puerta a las negociaciones de adhesión con Bosnia y Herzegovina, acercando al país un paso más hacia la membresía del EU. Este paso se considera un reconocimiento del progreso que Bosnia y Herzegovina ha logrado en la implementación de reformas y el cumplimiento de los criterios del EU.

El Ministro bosnio Fajon enfatizó en el Parlamento Europeo que la expansión del EU es una necesidad geoestratégica para Bruselas, dada la continua expansión occidental de Rusia. Afirmó que el proceso de ampliación no sólo es beneficioso para los países candidatos, sino también para la estabilidad y prosperidad de la Unión Europea en su conjunto.