No solo se han descubierto residuos de glifosato en zonas rurales

La investigación médica en familias irlandesas ha demostrado que una de cada cuatro personas tenía residuos del herbicida glifosato en el cuerpo. Las pruebas se realizaron en hogares agrícolas y no agrícolas, pero los resultados fueron similares para ambos grupos de prueba. 

Los científicos de la Universidad de Galway dicen que la investigación muestra que los residuos de glifosato están en todas partes, no solo alrededor de las granjas donde se usa con mayor frecuencia. Los investigadores esperan que sus hallazgos contribuyan a la discusión dentro del EU sobre la posible renovación de la licencia para el glifosato.

El estudio de Galway involucró a 68 familias, 14 de las cuales vivían en granjas donde se rociaba con glifosato. Había 132 adultos y 92 niños. Las pruebas mostraron que el 26 por ciento del grupo tenía glifosato en la orina. Esta proporción fue ligeramente superior en los niños. 

La cantidad de glifosato en la orina de las familias campesinas fue solo marginalmente mayor que la de las familias no campesinas. La Organización Mundial de la Salud concluyó en 2015 que la sustancia química probablemente era cancerígena. Este hallazgo no está respaldado por organismos científicos europeos. Se han pagado miles de reclamos relacionados con el uso de glifosato en los Estados Unidos. 

Tras una iniciativa de los ciudadanos europeos contra el uso de glifosato en la agricultura y la industria alimentaria el año pasado, el Comité de Agricultura AGRI y el Comité de Medio Ambiente ENVI del Parlamento Europeo celebraron una audiencia en Bruselas el martes. Los peticionarios creen que los pesticidas sintéticos deberían eliminarse gradualmente para 2035.

Los comisarios Sinkevicius (Medio ambiente) y Timmernans (Clima) presentaron su respuesta al alegato de ese ciudadano en esa audiencia. La Comisión quiere fortalecer los hábitats de las abejas a través de más geieden verde, también en ciudades y pueblos, y mediante un menor uso de productos químicos agrícolas. Todavía no hay acuerdo dentro del EU sobre tal posible prohibición.

Además, la Comisión Europea debe tomar una decisión a finales de este año sobre si extender el uso de glifosato en la agricultura EU. Varios países EU están presionando para que se prohíba.